Anatolio Díez: "Atrapados por la incompetencia"
26978
single,single-post,postid-26978,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
pedro sanchez congreso

22 Mar Anatolio Díez: «Atrapados por la incompetencia»

22/03/2020

Decía Pedro Sánchez, tanto en su rueda de prensa para declarar el estado de emergencia como en su posterior comparecencia en el congreso: “…Estamos ante un reto mayúsculo, sin precedentes, para cuya solución no contamos con experiencia…”

La primera cuestión que plantea es absolutamente cierta y más viendo la forma en que el gobierno que él encabeza tomas las decisiones, siempre a remolque de las diferentes situaciones que provoca la pandemia.

En la segunda apreciación no podemos darle la razón al presidente, hay precedentes y se cuenta con una experiencia que a día de hoy ha sido capaz, durante tres días consecutivos, de parar la hemorragia de contagiados por el virus. Nos referimos, obviamente, a la República Popular de China. Ellos, sí es cierto, que no tenían antecedentes y carecían de experiencia.

Nosotros desde nuestra torre de marfil occidental mirábamos con extrañeza, las locas y raras decisiones que tomaba un gobierno responsable, para con la salud de sus ciudadanos, un confinamiento exhaustivo y medidas de seguridad personal obligatorias: mascarillas, guantes y geles, lo hicieron sin ningún tipo de grietas o pretextos, han cumplido a rajatabla, para ello es necesario la solidaridad del pueblo que lo practica, organización, disciplina y dirigentes con liderazgo capaces de tomar decisiones, sin mirar de reojo al Banco Central Europeo, a la CEOE o al incremento del techo de gasto. Mientras esto ocurría allí, aquí, el ministro de comercio, el excomunista Garzón, hablaba de los derechos humanos y del derecho individual de cada uno defendiendo el no prohibirle circular libremente, ¡En plena crisis!… Ya decía mi abuela: “Hijo, no pasa más porque Dios no quiere».

Tampoco dice la verdad el presidente cuando anuncia una inversión de 200 mil millones de euros, cerca del 20% del PIB según sus palabras, de estos, 83 mil millones, buscará aportación privada, la pregunta es sencilla ¿quienes serán los aportadores de tal cantidad?, por si acaso Inditex, uno de los posibles, ya nos ha regalado como aportación a 25.000 o 30.000 trabajadores, que cobran del erario público, con el próximo ERTE que ha anunciado. Otros 100 mil millones de euros son en avales, aportación indirecta, por tanto, la aportación directa real se queda en 17 mil millones, aproximadamente un 1,12% del PIB, debemos recordar que la ayuda a la banca, según los datos más recientes del Banco de España se acercó a los 72 mil millones, más del 6% del PIB.

Mientras esto ocurre, los días van pasando y ya estamos en los 1.325 fallecidos y doblando el número que predecía el presidente y su “gurú” y su recordado:” en España la posibilidad de infección es muy baja», 20.000 personas infectadas, una nueva incompetencia.

Los noticiarios, las redes sociales y los periódicos on-line, nos siguen reportando diariamente, la escasez de medios de protección personal, tanto para los ciudadanos en general como para los trabajadores que actúan en primera línea contra la pandemia, el espacio aéreo sigue abierto y por las carreteras siguen circulando vehículos, incluso para irse de fin de semana, que ironía.

Dicen los expertos, que el mayor número de fallecidos se encuentra entre las personas mayores y aquellos que padecen diferentes enfermedades, como insuficiencias respiratorias o coronarias entre otras. Estos son sin duda los sectores de la población con más riesgo repiten constantemente los expertos. La pregunta es bien sencilla, ¿si son las personas con más riesgo, que plan existía o existe para cuidar de su salud?  Y la pregunta se contesta sola, como ejemplo: en España hay 400.000 personas mayores internadas en residencias y cuidan de ellos 180.000 personas, a día de hoy solo en las residencias se han producido más de 80 muertes, y sus cuidadores siguen sin tener medios para su seguridad personal contra el virus, la opacidad y falta de transparencia de lo que está ocurriendo en las residencias de ancianos no solo tiene preocupados a sus familiares o amigos cercanos, todos los ciudadanos estamos indignados ante tamaña falta de recursos y previsión por parte de la administración.

Exigimos una vez más al gobierno, liderazgo para anticiparse definitivamente a la crisis adquiriendo y ejecutando con autoridad, disciplina y organización las experiencias valiosas de aquellos que siguen luchando contra el virus y están ganándole la batalla. Necesitamos planes y políticas que sirvan realmente para no dejar a nadie atrás, y esto no se consigue entregando un cheque en blanco a la CEOE o mirando a Europa.

Se necesitan medidas urgentes que provean a toda la población y fundamentalmente a los sectores de riesgo: las personas mayores y enfermos, también a los trabajadores en primera fila de lucha contra el virus, de útiles de seguridad personal: mascarillas, guantes y geles. Es necesario cumplir con el confinamiento en cuarentena de forma rigurosa y aplicarlo escrupulosamente, sin brechas de ningún tipo.

Es necesario, es urgente, una comunicación clara y transparente de la administración sobre qué es lo que ocurre en las residencias de personas mayores, que medidas se van a tomar, cual es el plan de choque contra la crisis que la pandemia está generando en estos centros.

Estamos hablando de 580.000 personas atrapadas en residencias para mayores, y desconocemos absolutamente cuál es su realidad y lo peor, sin ver ningún tipo de reacción, de plan de contingencia por parte de quienes nos gobiernan. Hoy seguramente estos centros carecen de las medidas e instrumentos necesarios como para afrontar una crisis de esta magnitud, por ello quizás debamos pensar en cerrar estos centros, desinfectarlos y trasladar a los residentes y sus cuidadores a hospitales, públicos, privados o de campaña, que tengan el instrumental necesario para su tratamiento. Es necesario actuar ya, sin dilaciones de ningún tipo.

Por último, recordar los constantes incumplimientos por falta de prevención que se están cometiendo por parte de la administración en la aplicación de las normas de seguridad exigidas para la protección de los trabajadores de servicios a la Dependencia y las personas mayores que se benefician de ellos en el marco del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia, como son los centros de día, las nombradas anteriormente residencias de ancianos o la ayuda domiciliaria, a día de hoy se carece de protocolos de seguridad y planes de actuación que prevengan  la difusión masiva del virus, por parte de los cuidadores, familiares y beneficiarios.

Exigimos la articulación de actuaciones que garanticen la seguridad de los trabajadores y la atención sanitaria urgente que necesitan los beneficiarios para evitar más fallecimientos, más contagios y la propagación masiva del virus.

Artículo de opinión de Anatolio Díez Merino, Secretario General de UJP-UGT en 65 y más

Anatolio Díez

 

 

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This