El jubilado de los mil kilómetros al año
20808
single,single-post,postid-20808,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
MARCOS CREO

20 Jun El jubilado de los mil kilómetros al año

20/06/2017

La búsqueda de la fuente que permita a un ser humano permanecer eternamente joven ha dado para llenar páginas de novelas y horas de películas, casi siempre con el protagonista de la historia viviendo grandes aventuras para intentar dar con ella. A todos nos gustaría encontrar ese manantial que nos diera el don de no envejecer, pero sabemos que nunca lo encontraremos. En Boiro, hay un hombre que lucha contra el paso del tiempo a base de dar pasos. Francisco González Lojo cumplió 69 años en abril y desde hace nueve tomó una decisión que le cambió la vida y le ha rejuvenecido.

«Empecei a camiñar con 60 anos. Aínda non estaba xubilado e tiña unha empresa de construción. Un amigo, ao que lle estaba facendo a casa, tivo un accidente e non lle deixaron montar máis en bicicleta, algo que lle gustaba moito facer, e dixéronlle que se puxera a andar. Insistiume tanto en ir ao monte que ao final o acompañei. Agora temos un club e facemos andainas de 50 quilómetros e organizamos unha de 100, a máis longa de Galicia», comenta González.

Sumando, la cuenta no es exacta da pistas de su secreto. El barbanzano asegura que completa ocho caminatas de medio centenar de kilómetros al año, más la que organiza su club, el International Trekkers, que es de cien. En este caso, además, hay que tener en cuenta que la hace más de una vez, ya que antes de que se celebre la prueba revisa el estado de la ruta y la limpia. Pero para poder caminar tanto hay que entrenar: «Todos os domingos fago entre 15 e 25 quilómetros». Haciendo números, resulta que la receta de Francisco González para no envejecer es recorrer, a pie, mil kilómetros al año, sino más.

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This