El precio de la electricidad hasta abril fue un 80% más caro que el año pasado
20270
single,single-post,postid-20270,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
bono-social-eléctrico

03 May El precio de la electricidad hasta abril fue un 80% más caro que el año pasado

03/05/2017

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, advirtió hace tres meses en Barcelona de que «nos tenemos que acostumbrar a precios más altos de la electricidad este año» en comparación con 2016. «Serán más parecidos a los de 2015, pues el año pasado fue atípico», subrayó. Esta predicción del ministro se está cumpliendo con creces, ya que los precios de la luz en el mercado mayorista han sido hasta abril un 80% más caros que en el mismo periodo de 2016, según los datos de OMIE, el gestor de ese «pool».

Las causas de este encarecimiento son principalmente dos: la falta de lluvia y viento y el encarecimiento del petróleo y del gas natural.

Hay que recordar que los precios del mercado mayorista –donde los productores ofrecen su electricidad y las compañías las adquieren para venderla a sus clientes– se fijan cada hora de todos los días casando la oferta con la demanda, ya que esta energía no se puede almacenar. Los primeros precios los determina la generación eléctrica más barata, es decir, la hidráulica, eólica y nuclear. Después entran las más caras: el carbón y el gas natural. Como el mecanismo, el mismo que utiliza la mayoría de la Unión Europea, establece que la última tecnología en casar precios es la que fija el coste de toda la electricidad, es el gas el que cierre el precio.

Precisamente el gas natural alcanza sus niveles más altos en los primeros meses del año por el fuerte aumento de la demanda en muchos países debido al frío. Además, los precios internacionales de este combustible suelen ir en paralelo al petróleo, que este año está notablemente más caro que en 2016.

Cómo afecta a la factura

Afortunadamente, el incremento del 80% de los precios no se traslada directamente a la tarifa de la luz, ya que más del 40% de la misma son costes e impuestos ajenos al consumo de electricidad. También hay que subrayar que estos incrementos afectan sobre todo a los clientes que tienen la tarifa o pvpc (precio voluntario del pequeño consumidor), que son el 47% del total.

Mientras el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista en abril fue un 81,17% más elevado que en el mismo mes de 2016 (43,68 euros el MWh frente a 24,11 euros), en marzo fue un 55,3% más caro (43,18 euros por 27,8 en 2016) y en febrero, un 88% (51,7 euros este año y 27,5 euros el pasado).

Sin embargo, enero fue el mes récord, con un incremento del precio medio del 96% respecto al año anterior. El día 25 marcó el máximo histórico (91,88 euros) y durante la noche alcanzó puntualmente los 102 euros el MWh. En ese mes se dieron diversas circunstancias negativas, tanto en España como fuera. En nuestro país llovió muy poco y los vientos fueron escasos. También disminuyó sospechosamente la cantidad de gas que nos llega por el gasoducto del Magreb procedente de Argelia, lo que hizo que las compañías tuvieran que adquirir a la desesperada gas licuado (en barcos), cuyos precios se multiplicaron. Además, en Francia pararon una treintena de centrales nucleares, por lo que España tuvo que convertirse en exportador de electricidad, lo que encareció los precios de la misma.

Cae la demanda

La subida de los precios de la luz en el primer cuatrimestre del año ha provocado también un descenso de la demanda de electricidad en nuestro país. En abril cayó un 5,5%, la mayor bajada mensual desde hace cuatro años, influenciada por la Semana Santa. En los cuatro primeros meses del año la demanda ha descendido un 1,1%.

No obstante, el consumo eléctrico de las grandes y medianas empresas creció en marzo un 2,4% respecto al mismo mes del año anterior, según los datos del Índice Red Eléctrica (IRE). Desglosado por sectores, el consumo industrial aumentó un 4% y el de los servicios descendió un 0,7%.

Comparado con marzo del 2016, de las cinco actividades con mayor consumo eléctrico, la demanda de la metalurgia subió un 3,1%, la industria química un 2,1%, la fabricación de otros productos minerales no metálicos un 9,6%, la industria de la alimentación un 8,2% y la del papel un 2,7%.

Noticia extraída de ABC. 02/05/2017

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar