España es ya el segundo país europeo con mayor generosidad en sus pensiones
22761
single,single-post,postid-22761,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
proposicion ley

17 Nov España es ya el segundo país europeo con mayor generosidad en sus pensiones

17/11/2017

España subirá en 2017 un puesto más en cuanto a la generosidad de sus pensiones y alcanzará la segunda posición este año. Así lo ha anunciado hoy la Seguridad Social, que está trabajando en los datos que enviará a la Comisión Europea para la elaboración del informe ‘Ageing Report’. En ese informe España pasará del tercer al segundo puesto en su tasa de sustitución, esto es, la relación entre la pensión media y el salario medio. Una tasa de sustitución elevada significa que cuando un trabajador llega a la edad de jubilación, sigue percibiendo una renta similar a la que estaba cobrando, lo que supone un gran esfuerzo para las cuentas de la Seguridad Social y profundiza en el déficit del Sistema.

Lo ha anunciado el director general de Ordenación de la Seguridad Social, Miguel Ángel García Díaz, que ha intervenido en unas jornadas sobre pensiones organizadas por la Asociación de exdiputados y exsenadores de las Cortes Generales en colaboración con Funcas e Ibercaja. García Díaz ha celebrado el “avance de la solidaridad intergeneracional” que ha vivido el sistema público de pensiones español en los últimos años. Una buena parte se ha logrado gracias a los complementos a mínimos, que financian pensiones no contributivas con impuestos. “Hay 2,5 millones de personas que reciben una pensión mínima”, lo que hace que el sistema sea mucho más solidario.

La tasa de sustitución del salario medio respecto a la pensión media en España se sitúa en el entorno del 60%. También es muy elevada la tasa de la primera pensión sobre el último salario, que supera el 80%, esto es, el trabajador sigue cobrando este porcentaje de su salario una vez se jubila. Una cuantía muy elevada que será insostenible en el tiempo. En el último ‘Ageing Report’, el Gobierno reconoció que a partir de 2020 la tasa de sustitución irá cayendo rápidamente hasta situarse en el entorno del 50% en 2060. Esta es la consecuencia de la aplicación de la reforma de las pensiones introducida por el Gobierno en 2013 y que introdujo el Índice de Revalorización y desarrolló el Factor de Sostenibilidad. Esto significará que dentro de unas décadas, los españoles recibirán del sistema público el 50% de su salario cuando se jubilen.

En esta misma linea se ha pronunciado el director de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos: “Ha aumentado la generosidad, ya que la pensión media ha crecido más que el salario medio”. Este indicador se sitúa en el entorno del 60% y en los próximos años irá cayendo hasta situarse en el 40% en las próximas décadas según las proyecciones del BdE. Esta caída en la tasa de sustitución permitirá un ahorro próximo a los cuatro puntos del PIB sin cambios de política.

La ausencia de medidas para ajustar el gasto en pensiones ha provocado que España haya llegado a la situación de ser uno de los países con más déficit en la Seguridad Social y con mayor generosidad en las prestaciones. El gasto ha aumentado en 5,3 puntos del PIB hasta alcanzar el 11,9% este año, según las estimaciones de la Seguridad Social. Un nivel de gasto que todavía está debajo de la media de la eurozona, pero que se explica porque el envejecimiento de la generación del ‘baby boom’ en Europa está más adelantada porque se produjo antes.

El ajuste se realizará en el tiempo, tal y como está determinado desde la reforma de 2013, a no ser que se decida modificar. El desafío para España es muy elevado, ya que hasta 2050 tendrá que asumir casi un 50% más de pensionistas. García Díaz ha detallado que la Seguridad Social estima que tendrá que asumir 4,9 millones de pensiones adicionales a los 10,5 millones que cubre actualmente. “A medio y largo plazo, el reto está marcado por el envejecimiento de la población”, ha explicado el director general de Ordenación, “pero el reto del ‘baby boom’ es coyuntural en el tiempo”.

García Díaz ha criticado las estimaciones de evolución de la pirámide poblacional que hacen la mayoría de los institutos de estadística y ha informado que la Seguridad Social elabora sus políticas partiendo de unas previsiones “más favorables”. “No es obligado perder población en el tramo de personas en edad de trabajar”, ha explicado el director de Ordenación, sino que la política de inmigración podrá modificarse en función de cuáles sean las necesidades de trabajadores del país. Si la economía va bien y genera empleo, no tiene sentido que no puedan entrar trabajadores extranjeros a ocupar esas plazas.

En ese caso, la clave está en el crecimiento del PIB y de la productividad de la economía española, ha señalado García Díaz. “La productividad real afectará a la cuantía de las pensiones en el futuro”, ha explicado, “y para ello hay que superar la tasa de paro estructural, que está en el 13% de la población activa”. Si se crea empleo y la economía crece, el país será capaz de pagar mayores pensiones destinando el mismo porcentaje del PIB, lo que garantizará prestaciones suficientes durante toda la fase de jubilación de la generación del ‘baby boom’. De lo contrario, el país tendrá problemas para garantizar la sostenibilidad y la suficiencia de las prestaciones públicas.

Noticia extraída de El Confidencial. 17/11/2017

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar