José Luis Escrivá, presidente de la AIReF: "A las pensiones hay que quitarles alarmismo"
23107
single,single-post,postid-23107,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
EFE

18 Dic José Luis Escrivá, presidente de la AIReF: “A las pensiones hay que quitarles alarmismo”

18/12/2017

Tras formar parte del Banco de España, dirigir la división de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y ser el economista jefe del servicio de estudios de BBVA Research, José Luis Escrivá ha superado ya el ecuador de su mandato como presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). En esos ya más de tres años, ha conseguido algo que pocas veces se observa en España: que PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos se pongan de acuerdo para alabar su trabajo.

P: En sus inicios, la Autoridad Fiscal tuvo problemas para acceder a ciertos datos. ¿Cómo ha evolucionado la relación con el Gobierno?

R: Se ha producido un proceso de aprendizaje por los dos lados. Por nuestra parte, a cómo pedir la información, a cómo llevar a cabo ciertos procesos. Y por la parte de la Administración, a que aprenda a que tiene que convivir con nosotros y que estamos para quedarnos. En el proceso se generó alguna fricción pero cada vez la relación es más fluida.

P: ¿Esa mejor relación incluye también al Ministerio de Hacienda?

R: Hacienda fue quien redactó la ley y probablemente por ello en el Ministerio tenían ideas muy preconcebidas sobre cómo deberían hacerse algunas cosas. Pero quien tiene que sustanciar algunas de las disposiciones que hay somos nosotros y no ellos.

P: ¿Cómo cree que ha sido la aplicación que el Ministerio dirigido por Cristóbal Montoro ha realizado de la regla de gasto en Madrid?

R: Realmente no conocemos todos los detalles porque no hemos estado en todo el proceso. Puedo decir que en el periodo más reciente, en el que sí hemos tenido alguna información de las líneas presupuestarias de Madrid para 2018, los datos que nos ha ido mandando el Ayuntamiento ponen de manifiesto una tendencia a cumplir. Hay una tendencia a la corrección de los incumplimientos que sí hubo en los años anteriores.

P: ¿Es realmente posible modificar o eliminar la regla de gasto como pretenden algunas fuerzas políticas?

R: La regla de gasto, de hecho, va a tener un papel creciente a nivel europeo. Lo que uno percibe hacia adelante es que puede ser incluso la pieza central sobre la que descanse todo el nuevo pacto fiscal que se está diseñando. De toda la normativa que hay ahora, que es mucha, lo que va a sobrevivir como ancla fundamental va a ser la regla de gasto, no me cabe ninguna duda. Luego yo creo que cualquier cambio que se haga debe tener en cuenta que vamos a tener que converger a ese modelo europeo. Y, además, creo que la Ley de Estabilidad tiene elementos que deben retocarse pero yo huiría de hacer un retoque en una pieza muy específica. Hay varias piezas que reencajar, no sólo la regla de gasto. En cuanto a la oportunidad de cuándo hacer este nuevo encaje, y dado que Europa está en un cambio del marco fiscal europeo, tal vez lo prudente sería esperar a ver realmente el modelo al que hay que adaptarse.

P: Sobre la crisis en Cataluña, ¿han notado cambios en la economía catalana tras la convocatoria de las elecciones del 21-D?

R: Diría que se han despejado algunos elementos y la situación apunta ahora mismo a los escenarios de menos riesgo desde el punto de vista económico. Con los datos que hemos ido viendo percibimos que, desde el punto de vista de la economía española, no hay ni un solo síntoma de desaceleración. Diría incluso que se están afianzando los crecimientos tan fuertes que teníamos desde el verano. Al mismo tiempo, los datos en Cataluña del mes de octubre sí que reflejan una desaceleración de las decisiones de gasto aunque venían de un nivel muy alto. Viendo otros episodios similares en el pasado, cuando se ha producido una perturbación de este tipo, de inestabilidad social y política, si se tiende a corregir hay una recuperación y termina siendo un episodio muy puntual. Y eso es lo que apunta ahora.

P: ¿Existe una cierta euforia en el Gobierno con la buena marcha de la economía a pesar de que persisten problemas como la alta deuda?

R: Todavía estamos en procedimiento de déficit excesivo. Y aunque salgamos de él, aún vamos a estar todavía cerca del 3% de déficit y se va a producir un seguimiento muy estrecho. La regla de gasto, dado el nivel de deuda, va a ser incluso más exigente la que va a pedir Europa que la que se deduce de la legislación española. Luego cuidado, que no es bajar del 3%, sino que es bajar del 3% y converger a medio plazo hacia el objetivo del -0,5% o del equilibrio a los horizontes establecidos. Esa es la única forma de recuperar la credibilidad de la que España sigue adoleciendo y que se refleja, por ejemplo, en la prima de riesgo o en el rating muy alejado de los de Francia o Bélgica que tienen también deudas en torno al 100%.

P: ¿Qué quiere decir con que la regla de gasto europea va a ser incluso más restrictiva?

R: Hay unas métricas más exigentes cuando un país está muy alejado del objetivo de estabilidad a medio plazo y/o tienes niveles de deuda muy alejados del 60% del PIB. Como en España se van a materializar ambos elementos en los próximos años, esto quiere decir que la regla de gasto que va a imponer Europa va a ser más exigente que la española. Si con la regla de gasto española, el crecimiento del gasto está en torno al 2,5%, en el caso europeo estaría bastante por debajo, en 1% o incluso menos.

P: ¿Limitaría por lo tanto aún más el gasto?

R: Sí, a la mitad. Podría ser de ese entorno o incluso más. Y eso es porque las métricas europeas exigen mayores esfuerzos en las situaciones como la de España. La mayoría de los países están cerca del equilibrio presupuestario. Y acercarse a eso va a requerir crecimiento moderado del gasto o subida de impuestos. El brazo correctivo tiene una senda concreta de déficit, en el preventivo esas referencias ya no son tan vinculantes pero a cambio la UE te exige sendas de convergencia con determinados ritmos.

P: ¿Y sobre las pensiones? ¿Es tan negativo el futuro del sistema?

R: Al tema de las pensiones hay que quitarle alarmismo. España tiene un nivel de cotizaciones relativamente alto comparado con Europa. El problema es que hay muchos subsidios dentro del sistema contributivo. Algunas de estas cosas deberían estar financiadas con los Presupuestos Generales del Estado y no con las cotizaciones. Probablemente, limpiando un poco el sistema de elementos no contributivos, la fotografía de la Seguridad Social sería distinta, más cercana al equilibrio presupuestario que establece la ley, y hacer que las revalorizaciones tengan una visión menos pesimista de la que se está dando. Hay que tener en cuenta elementos como la demografía pero también ver cómo funcionan los flujos migratorios, la productividad… Yo creo que los escenarios más pesimistas que se presentan son posibles, pero también hay otros mucho menos pesimistas que tienen un grado de ocurrencia comparable.

Noticia extraída de El Mundo. 18/12/2017

Imagen: EFE

 

 

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar