La incapacidad de los partidos para ponerse de acuerdo impide un pacto que salve las pensiones
23931
single,single-post,postid-23931,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
ugt pacto toledo

06 Feb La incapacidad de los partidos para ponerse de acuerdo impide un pacto que salve las pensiones

06/02/2018

El Pacto de Toledo debe ofrecer sus recomendaciones para asegurar el futuro de las pensiones, evitar la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas y, en definitiva, hacer que el sistema de la Seguridad Social sea sostenible y viable. El problema es que los representantes de esta comisión no consiguen avanzar y ponerse de acuerdo sobre cómo abordar un objetivo tan importante. Así quedó patente en la comparecencia que la pasada semana realizó en el Congreso la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y así lo confirman a este periódico los representantes de PSOE y Ciudadanos.

“El principal escollo están en las fuentes de financiación y en la revalorización de las pensiones”, explica Mercè Perea, portavoz del Grupo Socialista en la comisión. “Todos los grupos, salvo el PP, podríamos acordar que las pensiones se vuelvan a ligar al IPC”, prosigue Perea, que de esta manera subraya lo que ya le dijo el portavoz del PNV, Iñigo Barandiarán, a Báñez.

Con esta medida, las pensiones subirían los mismo que la inflación y se evitaría la inevitable pérdida de poder adquisitivo a la que se enfrentan en los próximos años ya que, ante el desequilibrio del sistema, las retribuciones subirán sólo un 0,25%, tal y como marca el índice de revalorización. El IPC, en cambio, repuntará, al menos, más de un 1%. Sin embargo, el PP y el Gobierno ya han descartado en más de una ocasión esta posibilidad ya que reimplantar este modelo supondría un coste que el sistema no puede soportar. Además, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, también ha defendido que “el modelo de indexación al IPC se ha vuelto residual en prácticamente toda la Unión Europea”.

“El Pacto de Toledo se reúne todas las semanas pero es cierto que llegar a acuerdos en la separación de las fuentes de financiación o en la revalorización de las pensiones va a ser complicado”, señala Sergio del Campo, portavoz adjunto de Ciudadanos. “Será complicado porque las recetas son muy diferentes. Sólo hay que ver la cámara tan abierta que tenemos. Por eso, lo que nosotros proponemos es avanzar en los puntos en los que sí podemos llegar a acuerdo”, añade Del Campo.

Pero el bloqueo que ha impedido ofrecer alguna recomendación durante el pasado año y que amenaza con hacer lo propio durante el presente ejercicio, no se debe sólo a las diferentes posiciones políticas y visiones económicas, según apunta Perea. “El problema es que no nos fiamos del Gobierno y por eso no queremos hacer recomendaciones que luego se ignoren. Hay algunas propuestas por el lado de los gastos y de los ingresos pero el Partido Popular debe dar un paso”.

Buena parte de las fuerzas política consideran, además, que lo que pretende el Gobierno es un acercamiento hace un sistema privado o, al menos, a que los planes individuales tengan un mayor peso. Esta visión se habría visto reforzada después de medidas como las que en noviembre anunció el Ministerio de Economía, y por la que el Ejecutivo mejoró las condiciones de contratación de planes privados.

Esta visión de que las retribuciones de la Seguridad Social deberán ser completadas con otras aportaciones también es compartida por organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco de España. De hecho, el gobernador del supervisor español, Luis María Linde, defendió ya el año pasado ante la propia comisión del Pacto de Toledo que “se podría plantear extender el papel del ahorro para la jubilación, de modo que permita complementar los recursos del sistema contributivo público con la acumulación de activos financieros con los que suplementar las futuras pensiones públicas. Asimismo, propuso “desincentivar la jubilación anticipada y permitir la ampliación de la vida laboral por encima de los 67 años tendría efectos positivos”, otro aspecto sobre el que parece difícil que se llegue a un punto en común.

Noticia extraída de El Mundo. 05/02/2018

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar