La pensión de jubilación más alta es un 34% inferior a la cotización máxima
27845
post-template-default,single,single-post,postid-27845,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive

16 Feb La pensión de jubilación más alta es un 34% inferior a la cotización máxima

16/02/2020

El Gobierno estudia destopar las bases máximas aunque el sistema ofrece ya más rendimiento a los cotizantes con rentas más bajas

El crecimiento de la cuantía de las bases máximas de cotización a la Seguridad Social supera con creces al incremento en la cuantía de las pensiones máximas. Este diferencial se verifica desde 1984 y no ha dejado de producirse en ninguno de los años analizados en un informe de la Fundación Civismo presentado hoy. En 2021, la pensión máxima es de 2.707 euros en catorce pagas, cuando la base máxima asciende a 4.404 euros, según remarca el documento, elaborado por la experta en pensiones y economista Inmaculada Domínguez. De este modo, el diferencial entre la base mínima y la pensión mínima resulta menor al existente entre la base máxima y la pensión máxima, lo que distorsiona la equidad intergeneracional, ya que individuos con el mismo esfuerzo de cotización obtienen diferentes rentabilidades del sistema por el hecho de cotizar por la base mínima o por la máxima.

El diferencial entre la pensión máxima y la pensión mínima, en relación a esta última, ha seguido una tendencia decreciente que implica una “revolución silenciosa” del sistema de pensiones con cambios sustanciales en el sistema que pasan inadvertidos para la sociedad, subraya el informe. En este sentido, según la Agencia Tributaria, en 2003 los declarantes con retribuciones dinerarias del trabajo cercanas o por encima de la base máxima de cotización constituían un 11% del total, mientras que, en 2019, ya representaban el 22% de todos los que tributan.

Con estos datos, los aumentos en las bases máximas de cotización no se han acompañado de subidas en la pensión máxima, lo que ha llevado a que en 2021 exista un diferencial entre ambas del 34%. En las conclusiones del documento, se indica que la fórmula de cálculo de la pensión, en la actualidad, implica que todos aquellos con salarios superiores al 70% de la base máxima obtengan la misma cuantía de pensión, lo que afecta al 20% de los cotizantes actuales, los cuales tienen rendimientos del trabajo que, con carreras de cotización completas, generan una pensión máxima.

El Gobierno, de manos del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, estudia destopar las pensiones máximas en un sistema que ya ofrece más rendimiento a las cotizaciones de los individuos de menor renta que a aquellos que tienen una mayor.

Domínguez remarca en su análisis que el supuesto efecto de que quien posee más renta tiene una supervivencia mayor no compensa la falta de equidad intergeneracional del diseño de las bases máximas y las pensiones máximas del modelo español.

En consecuencia, la medida incluida en el Pacto de Toledo y en las reformas remitidas a Bruselas para incrementar las bases máximas debe acompañarse de un aumento de las pensiones máximas si se quiere garantizar la contributividad del sistema y su equidad.

Noticia extraída de La razón. 16/02/2020

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This