Las nuevas pensiones son ya un 38% más altas que las que causan baja
21480
single,single-post,postid-21480,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
pensiones-pablo monge

29 Ago Las nuevas pensiones son ya un 38% más altas que las que causan baja

29/08/2017

El llamado ‘efecto sustitución’ —la diferencia entre la cuantía de las nuevas pensiones y las que causan baja por fallecimiento— ha llegado con toda crudeza a la Seguridad Social. No es un fenómeno nuevo, pero sí su intensidad.

Los últimos datos revelan, en concreto, que las nuevas pensiones de jubilación —las más abundantes del sistema— son ya un 38% más elevadas que las que causan baja. O expresado en términos más concretos, quienes acceden hoy a la jubilación (como media) tienen unos ingresos mensuales equivalentes a 1.334 euros (18.680 euros al año), mientras que, por el contrario, quienes causaron baja percibían, también como media, 965 euros. Es decir, hay una diferencia de 369 euros al mes.

Se trata de una distancia que va en aumento, lo que mete presión a las cuentas del sistema público de protección social. Y todo indica que en los próximos años esa tendencia tenderá a ensancharse. Básicamente, porque la proporcionalidad del sistema ha mejorado en los últimos años (relación salarios y cotización), lo que explica una mejora del nivel de prestaciones. Sin embargo, las ‘viejas’ pensiones suben únicamente en relación a lo que haga el IPC (hasta la última reforma). Y en todo caso, menos que los salarios, que son los que determinan la cuantía de la pensión. En los tres últimos años, un 0,25% por aplicación del índice de revalorización aprobado en la última reforma de las pensiones.

Es por ello que los pensionistas con edades comprendidas entre 60 y 64 años tienen los importes medios de pensión más elevados y se corresponden con las altas más recientes. El caso más singular, sin embargo, es el de quienes accedieron a la jubilación especial al cumplir los 64 años (modalidad ya derogada), cuya pensión media alcanza los 2,222,64 euros, mientras que en el caso de la jubilación anticipada sin coeficiente reductor, alcanza los 1.867 euros. En el caso de la jubilación parcial, la cuantía media asciende a 1.642 euros mensuales.

La Seguridad Social, además, tiene que enfrentarse a un invierno demográficoque apenas ha comenzado, y que tendrá su máxima intensidad en la próxima década. Los últimos datos del sistema público de protección social muestran que mientras que la cuantía de la pensión media (por los efectos anteriormente descritos) crece un 1,8% (muy por encima del 0,25% a que obliga el nuevo índice), el importe mensual de las pensiones se incrementa a un ritmo del 3,6%. Es decir, el doble, lo que tiene que ver con el aumento de beneficiarios que alcanzan la edad para acogerse al sistema.

 

Destaca, igualmente, el caso de los autónomos, cuya pensión media diverge cada vez más de la cuantía de quienes causan baja. La razón vuelve a ser el hecho de que en los últimos años las bases de cotización de los trabajadores por cuenta ajena se han incrementado muy por encima del IPC.

Complemento de maternidad

De la misma manera, también se observa una subida de las cuantías de las pensiones de viudedad del 6%, muy por encima del resto del sistema. Hay que tener en cuenta que desde enero de 2016 se reconoce a las pensiones contributivas de mujeres un complemento de maternidad por su aportación al crecimiento demográfico. Este complemento consiste en aplicar a la cuantía inicial de esas pensiones un porcentaje variable en función del número de hijos naturales o adoptados. El incremento se manifiesta en las pensiones de viudedad, donde las mujeres representan alrededor del 90% del colectivo.

Para hacerse una idea del efecto sustitución sobre las pensiones, hay que tener en cuenta que en 2011 la pensión media mensual de jubilación ascendía a 1.144 euros, mientras que en mayo de este año esa misma prestación equivale a 1.207 euros.

Se ha producido, por lo tanto, una revalorización del 5,5% en un contexto cercano a la deflación y con un incremento del índice de revalorización que, como se ha dicho, se ha aplicado en el mínimo, un 0,25%. Este incremento, según un estudio de la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF) se mantendrá al menos hasta el año 2022.

Noticia extraída de El Confidencial. 28/08/2017

Imagen: Pablo Monge

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar