Los 10 motivos por los que los planes de pensiones no han calado en España
26197
single,single-post,postid-26197,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
Dreamstime

19 Nov Los 10 motivos por los que los planes de pensiones no han calado en España

19/11/2018

Cada año, cuando llega el otoño, comienzan las campañas de los bancos para captar dinero en planes de pensiones. Hay anuncios, bonificaciones por traspasos… pero realmente el foco de las gestoras de pensiones no está en atraer nuevos ahorradores, sino en quitárselos a la competencia.

En España hay poco más de 110.000 millones de euros en planes de pensiones (tanto individuales como empresariales). La cantidad lleva estancada tres años. En 2018 el patrimonio disminuirá por la devaluación de los activos en los que invierten.

España es uno de los países occidentales donde menos dinero hay ahorrado para completar la pensión pública. Solo en Francia hay menos dinero, proporcionalmente, pero porque allí la fórmula de ahorro para la jubilación es el seguro de vida.

Han pasado 25 años desde la creación de los planes de pensiones pero, ¿por qué no han arraigado?

El máximo experto en la materia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Pablo Antolín, tiene su propio diagnóstico. El departamento que dirige ha elaborado una hoja de ruta sobre cómo deberían diseñarse los sistemas de pensiones, y España está fuera de juego respecto a casi todas las recomendaciones. “Del decálogo que elaboramos se podría decir que España no cumple casi nada”, apuntaba Antolín ayer en las jornadas.

 
1. Diseño integral

El sistema de planes de pensiones “ha fracasado” en primer lugar porque no hay un diseño coherente. Desde la OCDE se recomienda a los países que tengan muy presente cómo funciona el sistema de pensiones público de cara a desarrollar un sistema complementario efectivo, algo que en España no se hizo. “Las reformas deben ser integrales, considerando el sistema en su conjunto”, apunta el experto

 
2. Planes de empresa para unos pocos

En segundo lugar, porque los planes de empresa no están disponibles para todo el mundo. Esto es un problema porque el ámbito laboral es el idóneo para la previsión social complementaria y porque esos planes de empresa son más eficientes. Además son una figura que fomenta el ahorro a lo largo de un periodo largo, y de forma sistemática y periódica.

 
3. Comisiones altas en los planes de pensiones individuales

Además, los planes de empresa tienen comisiones mucho más bajas, algo que la OCDE destaca como tercer punto de sus recomendaciones. “En España, los planes de pensiones individuales son especialmente caros”, recuerda Antolín.

 
4. Mal diseño de los incentivos fiscales

En cuarto lugar, porque no están bien diseñados los incentivos fiscales. “Para las rentas altas puede ser atractivo ahorrar con planes de pensiones, pero para las rentas medias y bajas no”. Ahora, quien aporta dinero al plan de pensiones puede desgravárselo de la base imponible del IRPF. Esto hace que tengan mayores ventajas quienes tienen sueldos altos, lo que llevó a la Comisión Europea a dar un tirón de orejas a España.

 
5. Sin inversión por defecto

En quinto lugar, porque no hay estrategias de inversión por defecto, con una apropiada exposición al riesgo. Muchos trabajadores no saben qué es lo que más les conviene para invertir y necesitan ayuda.

En Reino Unido, por ejemplo, se creó un sistema para fomentar el ahorro en las empresas. Es la compañía quien elige quién va a administrar esos ahorros. La mayoría de las pymes ha escogido el sistema Nest, de titularidad pública, que tiene unas estrategias de inversión por defecto que están teniendo mucho éxito. Una de sus claves es que en los primeros años de acumulación de ahorro no se invierta en activos con mucho riesgo (como la Bolsa), para no desanimar al trabajador que empieza a ahorrar.

 
6. Ciclo de vida

La OCDE también recomienda que, en esas estrategias de inversión por defecto, la gestora tenga en cuenta el ciclo vital. Es decir, que tenga presente que un trabajador de 40 años va a pasar los próximos 25 ahorrando para la jubilación y sin disponer de ese dinero, lo que le permite adquirir ciertos activos con algo de iliquidez para mejorar los retornos.

“Es importante tener presente el ciclo de vida del trabajador, pero en España no se hace”.

En el mencionado programa Nest se están realizando estrategias de asignación de activos similares para las personas con un perfil vital parecido, y no solo enfocados en los clásicos cuestionarios de idoneidad, donde se insiste mucho en el nivel de aversión al riesgo.

 
7. El momento de rescatar el plan

En séptimo lugar, la OCDE recomienda que las autoridades tengan presente no sólo el fomento del ahorro, sino cuál es la mejor fórmula para recuperar el capital tras la jubilación. En este caso, las rentas vitalicias son el vehículo idóneo, puesto que garantizan un ingreso periódico y fijo, pero en España a penas empiezan ahora a comercializarse.

 
8. Escasa competencia

La OCDE también considera básico que haya una competencia entre las gestoras de pensiones, para que se reduzcan los costes y se promueva la innovación. Sin embargo, en España el 80% del mercado lo controlan los grandes grupos bancarios, que consideran a las pensiones como un producto más que vender a su extensa base de clientes.

 
9. Falta de información

Otra barrera es la información. El Gobierno tendría que haber enviado ya desde hace años una carta a todos los trabajadores con un cálculo de la pensión pública que podrían cobrar, pero no lo ha hecho. “Debería haber más campañas nacionales de comunicación sobre el ahorro y mayor formación”, apunta el experto.

De acuerdo con varias encuestas la inmensa mayoría de los españoles quiere que la Seguridad Social le informe sobre la estimación de pensión que cobrará, pero los políticos han preferido no afrontar el problema.

 
10. Aumento de la longevidad

Por último, la OCDE pide que se desarrollen instrumentos financieros para protegerse frente al riesgo de aumento de la longevidad. Algo que en España no se ha desarrollado, pese a ser el segundo país del mundo con mayor esperanza de vida.

Noticia extraída de Cinco Días. 19/11/2018

 

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar