Los jubilados mejoran su renta un 10% desde la crisis y los trabajadores la empeoran hasta un 28%
25252
single,single-post,postid-25252,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
informe bankia el mundo

09 Abr Los jubilados mejoran su renta un 10% desde la crisis y los trabajadores la empeoran hasta un 28%

09/04/2018

Los mayores de 65 años han pasado la crisis mejor que el resto de españoles y tienen menos problemas para llegar a fin de mes, según las conclusiones de un llamativo informe interno de Bankia. Va a contracorriente del actual debate sobre la situación de los pensionistas y complementa el cuadro del formidable reto económico y social al que se enfrenta España.

El documento se titula La desigualdad generacional y fue elaborado el pasado marzo tras las movilizaciones de jubilados en las calles. Su conclusión es que esta desigualdad entre mayores y jóvenes ha aumentado en favor de los primeros, porque «la generación de más de 65 años es la única que ha aumentado su renta media por persona desde 2008». A su juicio, «la renta de los jubilados ha aumentado desde 2008 un 10% mientras que la de los empleados por cuenta ajena ha caído un 13% y los de cuenta propia un 28%».

Los que han superado la edad de jubilación son los únicos que han mejorado renta al pasar de 11.500 euros anuales de hace diez años a más de 12.000 euros en la vuelta al crecimiento económico. Sin embargo, los trabajadores de entre 45 y 64 años que superaban los 13.000 euros al inicio de la crisis ya no llegan a 12.000 euros. La diferencia es aún mayor con los jóvenes de hasta 29 años, que han pasado de acercarse a los 11.000 euros en la burbuja inmobiliaria a no llegar a 10.000 tras su estallido.

 

 

La conclusión del Servicio de Estudios de Bankia es que «los grupos de edad más jóvenes han sufrido una caída de su renta más intensa durante la crisis» y ha sido así por verse ésta «afectada por la caída del empleo y los salarios». En contraste, los jubilados han mantenido su pensión «sin perder poder adquisitivo hasta 2017».

Más preocupante aún es que, según el informe de esta entidad cuyo principal accionista es el Estado, «la tasa de pobreza relativa se ha disparado entre los jóvenes» al rondar el 30% del total, frente al 18% al inicio de la crisis. En cambio, los mayores de 65 que sufrían en un 12% el riesgo de pobreza en 2008 han bajado al 5% una década después.

“Sin intencionalidad política”

 

Fuentes de Bankia explican a este diario que se trata de un informe interno más de los que habitualmente elabora su activo servicio de estudios y que no tiene ninguna intencionalidad política o de emitir opiniones en el actual debate público. Sus conclusiones se basan en datos objetivos sobre ejercicios ya cerrados recopilados por el Banco de España o el Instituto Nacional de Estadística, entre otros organismos.

De hecho, una de sus conclusiones coincide con la del gobernador del Banco de España, Luis Linde, sobre cómo el hecho de que los jubilados tengan vivienda en propiedad refuerza su renta y es un elemento a tener en cuenta para calibrar su situación. «Teniendo en cuenta los alquileres imputados, la brecha de renta entre mayores-jóvenes es aún mayor». Con ese efecto, mientras los mayores de 65 años llegan a 15.000 euros anuales de renta, los menores de 29 años no llegan a 11.000.

Teniendo en cuenta el valor de la propiedad, los hogares cuyo cabeza de familia es un jubilado son los mejor parados de la crisis. «En términos de riqueza, todos los hogares excepto los de entre 65 y 74 años anotaron caídas, principalmente por el descenso de valor de los activos inmobiliarios», afirma el estudio.

El documento sitúa a los hogares encabezados por un jubilado con un patrimonio de unos 200.000 euros, cifra similar a la de 2008. En contraste, «destaca la intensidad de caída en los hogares de menores de 35 años, con un 93% de descenso de la riqueza mediana, y de los de entre 35 y 44 años, con descensos del 41,9%.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, suele solicitar este tipo de informes como referencia cuando se producen debates sociales como el reciente generado por las movilizaciones de pensionistas. La principal preocupación que trasluce el documento es por la generación más joven de españoles que, además, deberán jubilarse más tarde que sus antecesores y, según las estimaciones de la OCDE, con menor pensión en comparación que su último salario.

Goirigolzarri apenas se ha pronunciado públicamente sobre la posibilidad o no de revalorizar las pensiones en función del IPC más allá de considerar que «el tema de las pensiones es muy complejo y hay que darle solución global». Por el contrario, el Gobierno sí ha recurrido a la situación de Bankia para vetar la creación del Impuesto a la Banca patrocinado por Podemos y PSOE para financiar subidas de pensiones. El Gobierno ha alegado que tal impuesto perjudicaría la recuperación de ayudas públicas en Bankia porque mermaría su valor en el mercado.

Noticia extraída de El Mundo. 09/04/2018

 

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar