Más pobres, más vulnerables
21318
single,single-post,postid-21318,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
empleada de Lehman Brothers-AP - DAVID KARP

09 Ago Más pobres, más vulnerables

09/08/2017

Hace justamente diez años saltaron las primeras alarmas y descubrimos un concepto que hasta entonces estaba reservado a los especialistas: las hipotecas ‘subprime’ a las que luego llamamos hipotecas basura. Créditos de difícil cobro concedidos a ciudadanos norteamericanos pobres que se habían empaquetado –ocultado– y vendido a inversores de todo el mundo y que dejaron de pagarse. Una primera intervención de los bancos centrales impidió que se extendiera el pánico durante un año. Pero, finalmente, en septiembre del 2008 quebró una de la insignias de Wall Strert: Lehman Brothers. Y las piezas del dominó empezaron a caer una tras otra llevándose por delante bancos, cajas de ahorro, el sector de la construcción de medio planeta y, en última instancia, países asfixiados por una deuda que no podían pagar.

El diccionario de esta crisis empieza en las ‘subprime’ y acaba en las cláusulas suelo  y ha destruido a muchas familias, a muchas empresas y muchas actividades. Diez años después han pasado cosas que parecían imposibles: bajadas de salarios,  hundimiento del precio de los pisos, insolvencia de entidades bancarias, intervenciones de países de la zona euro. Y las medidas excepcionales han servido para detener la hemorragia pero no para recuperar los niveles de bienestar y de protección anteriores a aquel estallido.

Una crisis que dura diez años es algo más que un ciclo económico negativo: conocemos mayores de 50 años que llevan diez años sin trabajar, que se han quedado sin ingresos, que ya no reciben prestaciones, que no saben qué pensión llegarán a cobrar, se han empobrecido. Y también conocemos menores de 40 años que siguen contratados a precario, temporales, con sueldos muy poco acorde con su formación que no les permiten tener una vivienda digna ni costear la crianza de sus hijos, son más vulnerables. Para unos y para otros, esta crisis no es un paréntesis sino su forma de vida, habitual, cotidiana. Su esperanza no reside en que el ciclo mejore sino en que cambie el sistema. Este cambio de paradigma se intuye en el emergente mundo digital en el que ciertamente aparecen nuevas oportunidades pero también nuevas incógnitas, especialmente en lo que se refiere a la protección de los derechos que hasta hace diez años caracterizaban, también, el progreso económico.

Noticia extraída de El Periódico. 08/08/2017

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar