¿Qué es el índice de Gini ?
25849
single,single-post,postid-25849,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
gini portada

03 Jul ¿Qué es el índice de Gini ?

03/07/2018

Interesante artículo de Andrea Lucai, sobre las desigualdades que se producen en la economía de nuestro país a través de 5 gráficos basados en el estudio y análisis del índice de Gini.

La crisis ha tenido un importante impacto sobre el crecimiento de la desigualdad en España. Una lectura de distintos indicadores del índice de Gini dibuja una economía en la que ha crecido la desigualdad de la renta disponible desde 2007 como consecuencia del desempleo, pero también de la mayor dispersión salarial en el nuevo empleo creado y de una estructura de transferencias sociales, las pensiones entre otras, pero seguramente la más importante, que es especialmente poco efectiva en la corrección de la desigualdad si se compara con los países de nuestro entorno.

El índice de Gini o coeficiente de Gini es una medida económica que sirve para calcular la desigualdad de ingresos que existe entre los ciudadanos de un territorio, normalmente de un país.

Se encuentra entre 0 y 1, siendo cero la máxima igualdad (todos los ciudadanos tienen los mismos ingresos) y 1 la máxima desigualdad (todos los ingresos los tiene un solo ciudadano)

Los cinco gráficos siguientes reflejan los valores del índice de Gini para distintas variables, incluyendo, renta disponible (con y sin transferencias sociales), salarios y riqueza, lo que permite ver la evolución y los factores que influyen en el crecimiento de la desigualdad, así como el impacto de las transferencias públicas en su corrección.

1. Como consecuencia de la crisis, la desigualdad ha aumentado sostenidamente en España. El gráfico 1 refleja la evolución del índice de Gini de la renta disponible después de impuestos sin incluir las transferencias sociales, en otras palabras, aproxima la renta de mercado corregida por los impuestos. En España ha crecido significativamente desde 2008 acercándonos a los niveles medios de la zona del euro, donde es elevada, por ejemplo, en países como Alemania, Francia, Grecia, Irlanda o Portugal, en los que se corrige sustantivamente la desigualdad a través de las transferencias sociales (ver gráfico 5). En España la desigualdad ha crecido notablemente como consecuencia de factores como el muy elevado desempleo de nuestra economía, que duplica los niveles medios de la zona del euro, o la caída de las rentas salariales frente a las rentas de capital (al estar los salarios mejor distribuidos que las rentas del capital, una caída de la proporción de los salarios aumenta la desigualdad). Ahora bien, como se observa en el gráfico 2, otro elemento importante en el crecimiento de la desigualdad ha sido la evolución de los propios salarios.

gini 1

 

2. La desigualdad también ha crecido entre los asalariados. El gráfico 2 refleja el índice de Gini de las rentas salariales (calculado a partir del decil salarial de la EPA), que ha crecido también de manera persistente durante la crisis, incluso en los años de recuperación a partir de 2014, lo que refleja una mayor dispersión salarial en los nuevos empleos creados, muchos de ellos con remuneraciones muy bajas. Esta dispersión se concentra en el sector privado, así, el nivel de desigualdad es menor entre los empleados públicos. Atendiendo a los distintos tipos de contratos, la desigualdad es mayor entre los asalariados a tiempo indefinido que entre los trabajadores temporales, lo que es consistente con la mayor dispersión salarial en el caso de los primeros, pero, curiosamente, es mayor entre los trabajadores a tiempo parcial que entre los trabajadores a tiempo completo.

gini 2

 

3 y 4. Las políticas de transferencias durante la crisis nos han llevado a un creciente distanciamiento en los niveles de desigualdad con Europa. Los gráficos 3 y 4 reflejan la evolución del índice de Gini de la renta disponible cuando se tienen en cuenta las transferencias, esto puede apreciarse no solo en la congelación de las pensiones (gráfico 3), sino en el conjunto de rebajas aplicadas al resto de las transferencias sociales (desempleo, viudedad/orfandad, incapacidad, vivienda: gráfico 4).

Llama la atención que España, que desde 2007 tiene una desigualdad en términos de renta disponibles después de impuestos que se sitúa por debajo de la media de la zona del euro (gráfico 1), pasa sin embargo a tener unos niveles de desigualdad mayores que los europeos (crecientemente mayores) cuando se incluyen las transferencias sociales (gráficos 3 y 4). Esto indica que nuestra política de gasto en transferencias sociales tiene un impacto redistributivo mucho menor que la de nuestros socios europeos. La distancia con la zona euro se agranda al incluir las transferencias distintas de las pensiones, de forma que la capacidad redistributiva del resto de transferencias sociales es aún menor. Esto es consistente, entre otros elementos, con el reducido tamaño relativo de nuestro presupuesto, con una presión fiscal y unos niveles de gastos público que se sitúan, respectivamente,  7 y 5 puntos porcentuales del PIB por debajo de la media europea.

 

gini 3

 

5. En comparación con los países de nuestro entorno, tenemos una desigualdad elevada de la renta, tanto en la distribución de mercado, como después de impuestos y transferencias, si bien es reducida en términos de riqueza. El Gráfico 5 refleja los índices de Gini calculados con la riqueza de las familias, la renta de mercado antes de impuestos y la renta disponible después de impuestos y transferencias –es decir, el Gini de mercado corregido por la política presupuestaria (las barras reflejan el nivel de corrección)–. Tenemos una desigualdad elevada por la distribución del propio mercado y sigue siendo elevada tras el efecto corrector de impuestos y transferencias. La corrección de la desigualdad de nuestro sistema presupuestario (medido en el gráfico por las barras) se sitúa en el tramo intermedio, por debajo de los países grandes de la zona del euro (Alemania, Francia e Italia), pero también por debajo de otros como Irlanda, Grecia o Portugal. España destaca por ser de los países con un índice de Gini más bajo de la riqueza, asociado al mayor peso relativo del capital inmobiliario frente al capital financiero en la riqueza de las familias (lo que está vinculado con la mayor propensión a la propiedad frente al alquiler de vivienda en comparación con otros países, y con el fuerte crecimiento del valor de la vivienda, aun descontando la burbuja).

 

gini 5

 

En definitiva, estamos teniendo una salida de la crisis con mayor desigualdad y tenemos un presupuesto especialmente ineficaz para corregirla. Se trata de una tendencia que hay que corregir, más aún cuando en 2017 vamos camino del tercer año consecutivo de un fuerte crecimiento por encima del 3 por ciento del PIB. Como ya se señalaba en esta otra entrada, no basta solo con crecer, el objetivo de la política económica debe ser un tipo de crecimiento que sea más equitativo y que mejore la distribución de la renta, lo que se traduce en políticas que introduzcan, por ejemplo: una mayor presión fiscal y gasto público, una mayor progresividad de los impuestos (incluida la imposición sobre la riqueza) y de las transferencias sociales, o regulaciones e incentivos que reduzcan la dispersión salarial.

 

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar