Rajoy desafía a la oposición con un pleno monográfico sobre pensiones en el Congreso
24873
single,single-post,postid-24873,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
EFE

03 Mar Rajoy desafía a la oposición con un pleno monográfico sobre pensiones en el Congreso

03/03/2018

Mariano Rajoy ha anunciando su decisión de celebrar un debate monográfico sobre pensiones en el Congreso “en 10 o 12 días”. Para él este será “uno de los debates más importantes de la legislatura”, según ha afirmado en una entrevista en Telecinco.

Responde así a la petición de comparecencia que ha planteado Podemos, tomando las riendas de la iniciativa y solicitando personalmente acudir a la Cámara. Su intención es la de celebrar un debate profundo explicando que sólo con más creación de empleo será posible proceder a las subidas que reclaman los jubilados.

Por el momento, “no es posible”, ha dicho, afrontar tanto gasto “pero todo llegará”. El presidente ha insistido en que las pensiones fue la única partida que no sufrió recorte alguno cuando hubo que poner en marcha un durísimo plan de rebajas para salvar la economía española de la quiebra. Rajoy ha señalado que sólo manteniendo las pensiones congeladas, el gasto anual de la partida se incrementa en 3.700 millones.

El presidente ha avisado frente a las reclamaciones de incremento que se hacen desde la oposición: “No estropeemos lo que con tanto esfuerzo hemos conseguido en estos años”.

Rajoy ha asegurado que si mantenemos el ritmo de crecimiento económico “se podrán hacer más cosas”.

Objetivo: un pacto esta primavera

El Ejecutivo, descolocado e inquieto ante la virulencia que ha cobrado el debate sobre las pensiones y la repercusión que puede tener sobre las perspectivas electorales del PP, intenta reaccionar dando un impulso a las negociaciones en el marco del Pacto de Toledo, a fin de renovar sus recomendaciones y fortalecer el propio sistema con la vista puesta en el medio y el largo plazo.

La pretensión de la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, pasa por alcanzar un acuerdo lo antes posible “esta misma primavera”, como aseguran fuentes del Ejecutivo que, no obstante, advierten de los obstáculos que pueden encontrar en un PSOE que, aseguran, ha caído en las “redes de arrastre” de Podemos.

Hoy se reunirá en el Congreso, una vez más, la Mesa y los portavoces del Pacto de Toledo. Será la ocasión propicia para que los grupos planteen sus iniciativas para dar solución, en primer lugar, a las reclamaciones inminentes del colectivo de pensionistas y, en segundo, para poner sobre el tapete planes de sostenibilidad del sistema.

El PSOE llevará al encuentro dos propuestas: activar de inmediato la segunda recomendación del Pacto, que plantea la revalorización de las pensiones conforme al Índice de Precios al Consumo (IPC), y un plan para sanear económicamente el modelo y garantizarlo a futuro. En este último punto, los socialistas mantienen la idea de instaurar un impuesto a la banca para contribuir a la factura de la jubilación, aunque no rechazarán estudiar cualquier otra propuesta que plantee el Gobierno o el resto de grupos parlamentarios.

El PSOE cree poder contar con el apoyo del PNV, ERC, PDeCat e incluso de Podemos y Ciudadanos, y da la bienvenida a la aspiración del Ejecutivo de reactivar los trabajos del Pacto para lograr un acuerdo cuanto antes.

Pese a todo, en el Gobierno se mantiene el clima de recelo frente a las estrategias de la oposición. Recuerdan, en primer lugar, que fue Rajoy quien plantó cara a las exigencias de la UE en 2012 de recortar las pensiones entre un 10 y un 15% para embridar las ruinosas cuentas públicas. También señalan que la actual cúpula socialista, Pedro Sánchez incluido, votó a favor de la congelación que propuso Zapatero en su paquete de urgencia para reducir el déficit. Añaden que los retrasos que ha ido acumulando el Pacto a la hora de aprobar su veintena de recomendaciones para asegurar el sistema se deben en buena medida al plazo de tregua que reclamó Ferraz para solventar su proceso de primarias y elegir a su secretario general. Y, por último, apuntan que la recomendación sobre el factor de sostenibilidad que tanto critica la oposición no entrará en vigor hasta 2019 (implicará aplicar un coeficiente reductor a las pensiones en función de la esperanza de vida).

Ahora el Gobierno, acuciado por el levantamiento -“no casual”, aseguran- de los colectivos más organizados de pensionistas, se apresura a favorecer un impulso de las negociaciones con los grupos políticos para intentar aprobar cuanto antes las recomendaciones del Pacto y, en paralelo, buscar medidas que empiecen a satisfacer las demandas más inmediatas de los jubilados.

Báñez anticipa su temor a un debate “desleal” en el que primen los intereses cortoplacistas de la oposición. El Ejecutivo centra su inquietud en el PSOE, al que ve “muy temeroso” ante un posible avance de Podemos. En el Gobierno no faltan voces que avisan de una maniobra de la formación morada para empujar a los socialistas a abandonar el Pacto, el ámbito de negociación creado en 1995 para sustraer el debate de las pensiones de la refriega política.

Noticia extraída de El Mundo. 01/03/2018

Imagen: EFE

No hay comentarios

Haz un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar